Más fuerte que una relación cualquiera, la amistad es un vínculo de unión incondicional, por tanto cuando se le suma una variable como la sexualidad termina en 2 cosas, o en una relación seria, firme y duradera o en una amistad rota para nunca más recuperarse. En la entrada de hoy les contaré cómo me resulto a mi. – AMANDA.

¿QUÉ ME LLEVÓ A SER SU AMIGA ANTES QUE SU AMANTE?

amigos jugando parte 1

Compartíamos amigos, crecimos viendo cómo otros nos quebraban el corazón y yo estaba para él y él para  mi. Contar el uno con el otro nos garantizaba tener un hombro donde llorar, con quien tomarnos unos tragos y que no hubiera mañanas de arrepentimientos, hasta que pasó. En una de esas salidas de música de plancha y desquite nos pasamos… no de tragos, sí de risas, sí de caricias y besos, esa noche simplemente decidimos “tener sexo” y así lo hicimos, ¿Qué cambió? ¿Qué nos impulsó a hacerlo? ¿Por qué no sucedió antes?

DESPUÉS DE PROBARLO…

amigos jugando parte 2

Luego de nuestro primer encuentro sexual, no pudimos parar, nos conocíamos tanto que sabíamos perfectamente lo que al otro le gustaba, éramos un manual del sexo para el otro. Además no teníamos que comprometernos a nada, ambos ya teníamos claro cómo funcionábamos, Fluyó  de una manera muy natural, como el hecho de respirar: seguramente porque los seres humanos nos fijamos en alguien, nos gusta, nos despierta un deseo y lo manifestamos sin comprometernos.

NOS CONVERTIMOS EN AMIGOS CON DERECHOS

amigos jugando parte 3

Quien tiene un amigo especial con permiso a ciertas cosas, no lo busca para salir a cine cada fin de semana, (nosotros sí) tener tardes de charlas (casi todas), pasear un rato ( por cada calle que nos vió crecer), salir a comer después del trabajo (o almorzar en medio del ajetreo del día) y repetir lo mismo al siguiente día (una rutina que disfrutamos). ¿Entonces? Quisimos seguir con un estatus que para ambos funcionara, sabíamos que estábamos juntos pero no había necesidad de decirlo; simplemente parecía que nuestra amistad se fortalecía y desarrollábamos otro tipo de vínculos…

Sin embargo, teníamos claro que nos buscamos porque nos necesitábamos: ese contacto físico motivado por la atracción sexual apoyado en nuestra relación de amistad previa: sin juicios ni críticas. La apariencia o la química en la cama son motivadores primordiales de esta aventura que empezaba a tornarse extraña.

En este punto de la entrada creo que vale la pena que hablemos de los SÍ y los NO en este tipo de relaciones: ASÍ SE COMPORTAN LOS AMIGOS CON DERECHOS (No los amigos que se andan enamorando)

amigos jugando parte 4

 

  • No hay restricciones.
  • No hay reclamos.
  • Es un amor platónico pero sin romance.
  • No se tildan como pareja bajo ningún motivo ni tienen rutinas de esta clase.
  • Están abiertos a otras relaciones sentimentales en cualquier momento. Es una etapa de transición emocional para los dos. Termina cuando alguno encuentra una pareja estable y se enamora de otra persona.
  • No hay enamoramiento: hay afecto, amistad y atracción.
  • No hay una planeación de un  futuro juntos a pesar de su apego sexual y afectivo.
  • Deseo físico latente y relaciones sexuales.
  • No tienen rutinas de pareja.
  • No hay convivencia.
  • Sus encuentros son casuales y espontáneos, no son planeados.

¿EN QUÉ TERMINÓ EL JUEGO?

amigos jugando parte 5

 

Ambos sabíamos de los 2 finales posibles, así que simplemente nos arriesgamos, nos sumergimos en una relación absolutamente buena y, aunque no duró mucho, se convirtió en una de mis mejores anécdotas. Aunque él y yo ya no nos frecuentamos, la última vez que nos vimos volvió a pasar: tuvimos la mejor despedida en la cama pero entendimos la razón principal de nuestro fracaso como pareja. No nos funcionó debido a que ambos conocíamos demasiado el uno del otro.

En una relación de pareja, siempre es bueno guardarse algunos secretos porque llegado el momento, el ex-amigo te lo echará en cara y empezarán los conflictos.

¿Tienes alguna buena experiencia que contarme? ¿Qué opinas de las relaciones entre amigos? Escríbeme o déjame un mensaje a través de Facebook 

¡Pronto nos leeremos de nuevo! – AMANDA.